La Telemedicina: la herramienta que mejora salud y ahorra costes

Corría la década de los 60 cuando, por primera vez, un hospital de Montreal (Canadá) transmitía  por cable las imágenes de rayos X de un paciente a otro centro sanitario, localizado a varios kilómetros de distancia, con el fin de obtener una segunda opinión médica.

Pese a hitos como éste, no fue hasta la década de los 80 cuando los teleprocedimientos en Medicina se empezaron a practicar a mayor escala. Sirven de ejemplos la monitorización de la salud de los astronautas en el espacio y la de los trabajadores en plataformas petrolíferas.

Desde entonces, la telemedicina es ya una realidad en todo el mundo. Es más, un informe reciente de Deutsche Bank Research estima que su volumen de negocios en Europa probablemente crecerá un 10% anual hasta el 2020. Y todo porque se trata de un procedimiento que permite no sólo intercambiar información médica de cualquier tipo por medios electrónicos, sino que facilita además la educación para la salud, mejora la calidad de la asistencia y, sobre todo, ahorra costes, tal y como están demostrando cada vez más estudios científicos.

El acceso de los pacientes a la teleconsulta mejora su salud y reduce gastos sanitarios

En este sentido, el citado informe recoge algunos ejemplos de cómo la telemedicina es ya un arma eficaz para el ahorro. Así, en el Klinikum München, la duración de la estancia hospitalaria de los pacientes que utilizaron este tipo de servicio se redujo de 12 a 7 días.

No sólo. La expansión de la tele consulta es, según datos del Deutsche Bank Research, una de las mejores estrategias prometedoras para el tratamiento y seguimiento de los enfermos crónicos, un colectivo de pacientes que va en aumento y que consumen la mayor parte de la factura sanitaria. Así, por ejemplo, sólo en Alemania, el asma, que afecta a seis millones de personas, se está demostrando que la telemonitorización está sirviendo para una rápida revisión de las terapias, cuando están dejando de funcionar, así como para determinar sí el paciente está empeorando.

Sin irse màs lejos, la Revista Española de Cardiología publicaba un estudio reciente que constata que la teleconsulta contribuye a solucionar casos de forma presencial, oriental a pacientes en pruebas complementarias necesarias y priorizar a pacientes que no pueden demorarse.

Pero, ademàs, la teleconsulta es una herramienta para la internación asistencial.

Gracias a la Telemedicina, estamos observando una mejora en la calidad de la atención y la fidelidad a los tratamientos de los pacientes.

Ahora, el último trabajo en llegar sobre las ventajas de telemedicina viene de la mano de la prestigiosa revista ‘The Journal of American Medical Association (JAMA)’.

Con Ted E. Pale, delKaiser Permanente de Colorado (EEUU), a la cabeza del equipo investigador, los científicos han analizado los resultados de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud. Concretamente, la utilidad y eficacia de que los pacientes puedan acceder a su historia clínica, a la información sobre sus pruebas médicas e, incluso, a su propio médico a través de Internet.

En palabras del director del ensayo: “En Colorado llevamos desde 2005 con estos recursos para los pacientes y queríamos evaluar la utilidad de nuestro sistema de acceso online, ‘My health manager’. El objetivo era comparar los resultados de un grupo que lo haya utilizado nuestro durante un tiempo mínimo de 12 meses y otro grupo que sea ajeno a él”.

Efectivamente, la Kaiser Permanente Colorado, que ofrece servicios de salud a más de 535.000 ciudadanos del Estado, ha tenido un sistema integrado de registros médicos electrónicos en vigor desde 2004, y añadió un portal web llamado ‘My health manager’ en 2006 que permite a los pacientes ver sus propios registros médicos.

“Las tecnologías de la salud han permitido fomentar una prestación sanitaria eficiente… Estudios anteriores sugieren que proporcionar a los pacientes el acceso ‘on-line’ a los registros de salud y la comunicación por correo electrónico con sus médicos puede sustituir los servicios tradicionales de salud”, admiten los autores del ensayo

Finalmente, entre 2005 y 2010 los investigadores acabaron emparejando a más de 44.000 usuarios de este sistema médico con otros 44.000 que nunca habían utilizado ‘My health manager’. Todos ellos eran mayores de edad y fueron divididos por edad y por sus patologías (diabetes, asma, hipertensión, etc).

“Contabilizamos las visitas y horas de duración a los consultorios, las llamadas telefónicas a los médicos, las hospitalizaciones y las llegadas a urgencias de ambos grupos, y encontramos que los pacientes que utilizaban el sistema online que ofrece nuestro centro consumía en mayor medida determinados servicios clínicos”, indica el doctor Palen.

Específicamente, “los pacientes online realizaron un 8% más de llamadas telefónicas o comunicaciones vía e-mail con su médico al año en comparación a su asistencia antes de estar conectados a ‘My health manager’. Por su parte, los pacientes ‘tradicionales’ no tuvieron ningún cambio significativo en cuanto a las llamadas realizadas a sus consultas o en el envío de correos electrónicos”, explican los autores.

Para Tad E. Palen, “el uso de estos portales especiales para pacientes son un elemento transformador en la historia de la prestación sanitaria. Gracias a ello, estamos observando una mejora en la calidad de la atención y la fidelidad a los tratamientos de los pacientes. Estos resultados, además, confirman anteriores resultados que indicaban que tecnologías como el correo electrónico mejoran la eficacia en la atención a los pacientes con enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, así como una mejor adhesión a los tratamientos de estas patologías”

Aunque el experto estadounidense reconoce que próximamente van a llevar una investigación sobre el ahorro de costes que implica la introducción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en Salud, adelanta: “Sabemos que la población está envejeciendo y habrá menos médicos a su servicio. Herramientas como ésta van a ser importantes para abordar eficazmente la demanda de la atención sanitaria a corto y largo plazo”.

En España la introducción de la Telemedicina ha caminado a paso más lento que en el resto de Europa, pero poco a poco todos los sectores involucrados estàn abriendo los ojos ante las nuevas herramientas tecnológicas que favorecen la comunicación médico paciente, pero sobre todo la fidelidad en la interacción entre dos actores que no pueden subsistir el uno sin el otro: médico y paciente